HÁBITOS PARA UNA LIBERTAD FINANCIERA

HÁBITOS PARA UNA LIBERTAD FINANCIERA

Es un concepto subjetivo que varía en cada persona. El crear un hábito es como un contrato, tienes que tener responsabilidad y disciplina, convertir algunas costumbres en hábitos y saber que no hay dinero fácil sin esfuerzo.

Es súper importante aprender a manejar las finanzas personales, sin duda un camino de aprendizaje y dedicación. Necesitamos incorporar conocimientos, pero también necesitamos que nuestras acciones se traduzcan en hábitos.

A continuación mencionaremos algunos hábitos que podemos cambiar para al menos mejorar nuestras finanzas.

 

FIJAR METAS DE VIDA

Cómo primer hábito para obtener independencia financiera debes responder: ¿Qué significa eso para ti?, ¿Cuál es la meta a la que aspiras?, reflexionar y actuar coherentemente. Recuerda que dependiendo de la persona tener libertad financiera puede significar cosas diferentes entonces tú te fijas el norte y debe ser específico, bien sea que anheles tu negocio propio o trabajar solo 20 horas a la semana, no olvides que mientras más específico, mayores son las probabilidades de conseguir lo que quieres, esto requiere establecer cifras y fechas.

Un ejemplo puede ser cuánto dinero deseas tener ahorrado al momento de tu retiro, debes establecer una serie de metas parciales que te permitan alcanzar ese objetivo. Este hábito es como si vieras el final de la película y empiezas a trabajar para construir este final, que no es otro que tú anhelada independencia financiera.

 

ENCUENTRA INGRESOS BIEN RETRIBUIDOS

Este segundo hito luce obvio, pero no es tan sencillo de conseguir. Tener un trabajo bien retribuido exige formación, destrezas y experiencias más allá del común y aún así no hay garantía de obtenerlo, pero está dificultad eventual no es una razón para dejar de buscar un  trabajo bien remunerado y seguir construyendo tus capacidades profesionales mientras lo haces. Por otra parte, podrías considerar la posibilidad de construir un  negocio propio, ese trabajo bien remunerado que te permita lograr la libertad financiera que ansías para tu vida, ser tu propio jefe es una de las formas más seguras de alcanzar la independencia financiera, sin embargo, depender de un sueldo no es un obstáculo para que tú también lo logres, solo toma en cuenta que un ingreso suficiente y estable es el primer pilar para alcanzar esa independencia.

 

TEN UN PRESUPUESTO Y CONTROLA TUS GASTOS

Una vez que ya tienes los medios con el empleo bien remunerado, el siguiente pilar para construir tu libertad financiera es dominar el presupuesto, teniendo como premisa básica que es imposible tener libertad si gastas más de lo que ganas, porque también es imposible retirarse antes de lo pensado. Para crear un plan de ahorro en tus años productivos debes conocer con certeza cuánto dinero entra a tu bolsillo y cuánto dinero sale, pero entender un presupuesto es algo más complicado, por ejemplo, debes establecer cuáles deudas pagar primero y cómo invertir en ingresos extra de la forma más rentable. Una vez que has entendido estos fundamentos has de saber que debes aplicar sobre ti mismo una buena dosis de autocontrol y esto es otra  área que debes dominar, debes identificar qué te hace gastar, cuándo y por cuales razones, así será menos probable salirte de tu presupuesto, y cuando lo hagas será más fácil controlar tu cartera. 

 

DISTRIBUYE LOS INGRESOS EN CUENTAS SEPARADAS

Seguramente has oído hablar de no poner todos los huevos en la misma canasta, bien, este hábito busca que distribuyas tus ingresos en cuentas bancarias separadas, la sugerencia es que destines una cuenta para guardar aquel ingreso que usarás para pagar tus gastos mensuales como las compras de comida, el pago de deudas con las facturas por servicios, etc; y que uses otra para guardar la parte que destinarás para ahorros e inversión. Esta es la regla básica, aunque también puedes variar e incluir una tercera cuenta para tu fondo de emergencia. Este hábito de varias cuentas por separado, te permitirá monitorear de inmediato cuánto ahorras y cuanto gastas por lo que te facilitará la disciplina necesaria para no exceder el límite de gastos.

 

PAGA TUS DEUDAS

De nuevo esto parece un comportamiento obvio para tus finanzas personales y alcanzar tu libertad financiera, pero las etapas a implementar no son tan sencillas. Como todo plan de finanzas personales, se requiere de sentido común, paciencia y disciplina. Lo primero es establecer cuáles son tus deudas, para ello haz una lista que incluya hasta la más pequeña en cantidad de dinero y luego ordénalas desde la más pequeña hasta la más grande, una vez hecho esto se aplica una técnica que se conoce como el método de la bola de nieve, que consiste en jerarquizar tus deudas pagando primero la más pequeña, luego la menor siguiente hasta avanzar a las de mayor peso, asi vas tachando deudas de tu lista de menor a mayor. Todo esto impide que las deudas se acumulen y crezcan como una bola de nieve que rueda imparable cuesta abajo hasta destruir tus finanzas.

 

EVITA GASTOS HORMIGAS

Los gastos hormiga son consumos de montos mínimos que gastamos en placeres cotidianos o en objetos innecesarios. Estas bajas sumas de dinero, por lo general se piensa, que no representan ningún problema a tu presupuesto, pero en realidad, es todo lo contrario. Los gastos hormiga pueden tener un efecto perjudicial en tus finanzas personales, estos gastos cada vez se hacen más frecuentes y terminan por destruir nuestra capacidad de ahorro.

 

INVIERTE EL DINERO EXTRA

Es muy fácil caer en la tentación de gastar un dinero extra con el que no contabas, le pasa incluso a la persona más disciplinada en sus hábitos financieros, es como el cerebro del dependiente al tabaco, que le dice: qué tal si celebramos ya que llevas una semana sin fumar un puro. Una forma de evitar caer en esta tentación, es tener un plan.

Ya se ha establecido de antemano cómo invertirías un ingreso extra, ya sabrás qué hacer si recibes un inesperado dinero para evitar cometer el error de gastarlo, esta es una oportunidad ideal para aquellas personas que quisieran por ejemplo comprar acciones, pero que no tienen esa posibilidad. Un reembolso de impuestos, un reintegro de una cuota del crédito o incluso una herencia, podrían ser el despegue de tu libertad financiera.

 

BUSCA INGRESOS PASIVOS

Esto significa que debes poner el dinero a trabajar para ti y no trabajar por dinero, es aquel cliché de ganar dinero mientras duermes y no es mucho. Hay varias formas de lograrlo, tal vez la más usada sea invertir en acciones o bonos, estos valores pagan dividendos sin que tengas que trabajar activamente en ello, además las acciones aumentan de precio de la misma manera. Pero si no puedes invertir en la bolsa ahora mismo no te desanimes, la economía colaborativa permite otras opciones iguales o más beneficiosas, por ejemplo podrías ofrecer cursos en línea, entre otras cosas.

Deja una respuesta